SABER MÉS

Nuestros  MEGAFOC  son equipos diseñados especialmente para uso contra-incendios tanto forestales como urbanos.  
En ellos buscamos reunir  las  mejores características  y cualidades necesarias en incendios y evitar al mismo tiempo los problemas por exceso de presión o por falta de caudal de otros modelos existentes en el mercado.

MÁXIMA CALIDAD  
Fabricados con elementos de máxima calidad: Motores HONDA, BRIGGS STRATTON o YAMAHA, bombas VILPIN y con  accesorios escogidos siempre entre los mejores, con lo cual logramos eficacia, ausencia de problemas y evitamos revisiones de mantenimiento. 

EXTREMA SENCILLEZ DE USO 
Diseñados para ser utilizados por personal sin conocimientos técnicos especiales. 
Arrancar el motor y abrir la llave de paso para lanzar agua.  No hace falta más para ponerlos en funcionamiento. Ni cursillos de formación ni clases prácticas son necesarios para utilizarlos. No necesitan reguladores, válvulas de alivio, retornos etc.  porque son bombas diseñadas para control de incendios. 

FORMACIÓN CONTRAINCENDIOS
Para poner en marcha un MEGAFOC no hace falta ninguna formación especial, pero si para actuar en incendios y otras emergencias.
Aconsejamos a todos los usuarios de nuestros equipos asistir a cursos de CAPACITACIÓN en centros especializados, donde recibirán la formación necesaria e imprescindible para actuar.

MANGUERAS  Y SISTEMA DE TRABAJO 
Los  equipos MEGAFOC  utilizan las mismas mangueras, lanzas y racores que los bomberos profesionales.  Mangueras planas de 25 ó 45 mm y semirigidas de 25 mm

SIN TECNICISMOS 
Nuestros MEGAFOC están diseñados sin alardes estéticos, la gran mayoría inútiles para el correcto funcionamiento además de provocar, muchas veces, tener que enviarlos a fábrica por una sencilla avería en cualquier elemento innecesario.
Consideramos que estos equipos deben tener los accesorios de puesta en marcha a la vista  y únicamente los realmente necesarios.  
Así se consigue, especialmente en casos tensión por una emergencia, su puesta en marcha de forma rápida y sobre todo intuitiva sin tener que leer instrucciones o recordar que hacer en cada momento. 

SIN MANTENIMIENTO 
La bomba siempre fijada directamente al motor, sin mecanismos intermedios, engranajes, correas... no precisa ningún mantenimiento. Tan solo aceite en el motor. 
Pueden permanecer meses sin ser utilizados y funcionarán a la primera. No se agarrotan ni averían por falta de uso.  No precisan  revisiones periódicas de mantenimiento.

¿ENTREGAN CAUDAL?
De 20 hasta 300 litros minuto, regulado desde la o las lanzas (si trabajamos con dos a la vez) en el punto de la emergencia. 
Ofrecen una combinación perfecta  presión / caudal  lo que nos permite trabajar en toda clase de incendios.  Especialmente si podemos conectarnos a hidrantes, bocas de riego, depósitos o cualquier punto de agua.
No lavamos el humo ni enfriamos las llamas, como sucede con las pulverizadoras y ultrapresión, sino que tenemos chorro y presión suficiente para atravesar grandes llamas y recorrer distancias de hasta 30 / 40 metros, para llegar al foco del incendio y enfriar la cadena de combustión. 

¿CONSUMEN   MUCHA  AGUA?
Hemos  comentado los máximos, pero los  mínimos también son muy efectivos, ya que si necesitamos aprovechar al máximo el agua disponible, podemos tirar a sólo  20 – 25  litros minuto.   
Menos que la mayoría de bombas de membrana o pistones que se publicitan con la única ventaja de economizar agua

PULVERIZACIÓN
Sólo  pulverizan si se desea y siempre con gota aproximada de 0,4 mm y gran caudal instantáneo, evitando así el grave peligro de las abrasadoras nubes de vapor  en  fuegos  estructurales cerrados  y accidentes por flash-over  que provocan las bombas pulverizadoras debido a su poco caudal. 
Por supuesto nuestros equipos evitan la dispersión y pérdida de efectividad  a  causa del viento, siempre presente, en incendios al aire libre.  
Tampoco avivan las llamas  en sentido contrario, al  intentar  extinguirlas, porque no  producen presiones excesivas.